Hemos estado estudiando la Palabra sobre com tener una adecuada "Perspectiva del deseo". Muchas veces centramos nuestros deseos en cosas temporales. Sin embargo, un deseo positivo que "mira hacia Dios", es mucho más beneficioso que cualquiera de nuestras necesidades temporales. David redujo sus deseos hasta que se quedó con UNO SOLO. Salmo 27:4 dice: 

"Lo único que le pido al Señor -lo que más anhelo- es vivir en la casa del Señor 
todos los días de mi vida, deleitándome en la perfección del Señor y meditando dentro de su templo".
 
David se dio cuenta de que lo único necesario para la realización de largo plazo es la presencia permanente de Dios. Si hubiera una cosa que pudiera proveer la realización a largo plazo en tu vida, ¿qué es lo que sería? David deseaba una cosa y estaba dispuesto a dar todo por ella. David eligió la casa del SEÑOR; quería estar en la presencia de Dios, porque sabía que cosas buenas pasaban en Su presencia que no pasarían en otro lugar.
 
Debemos llegar a un lugar donde nada más proporcione la realización o la satisfacción plena, como lo hace la presencia de Dios. Para David, habitar en la casa de Dios le ayudó a ajustar sus prioridades. También lo guardó de distracciones y de la influencia del mundo que le rodeaba, y le ayudó a obtener una perspectiva bíblica de la Palabra de Dios para resolver problemas complejos de la vida. Tampoco sustituyó la presencia de Dios con el deseo de entretenerse con las cosas del mundo. Dio más valor a la casa de Dios que a cualquier otra cosa. Su adecuada "Perspectiva del deseo" dio lugar a una vida de plenitud y del favor divino de Dios.

Randy Morrison
www.randymorrison.org
David  (Salmo 27:4) se estableció y floreció en su fe debido a su intenso deseo por la casa de Dios; y de ese único deseo derivaron cuatro beneficios:

1. EL FAVOR DIVINO DE DIOS
2. BENDICIONES DE POR VIDA
3. UN AMBIENTE PARA FLORECER Y DAR FRUTOS
4. LA MOTIVACIÓN PARA HACER LO CORRECTO
 
Dios da su favor divino, una vida de bendiciones, un ambiente para florecer, y una motivación para vivir a aquellos que llevarán fruto de la inversión que Él hizo en sus vidas.
 
RECUERDA: Cuando estamos cimentados en la casa de Dios, buscaremos el bien de Dios. Cuando estamos establecidos en la casa de Dios nuestro corazón puede cambiar, y cuando nuestro corazón cambia, nuestra vida es transformada.

Cuando deseamos lo que Dios desea, y lo deseamos por la misma razón que Él lo desea, entonces su Espíritu trabajará con nuestro deseo para hacer que se cumpla.
 
REQUISITOS PARA CULTIVAR DESEOS DESDE LA PERSPECTIVA DE DIOS:
 
A. Hambre constante de aquello que satisface el alma.
B. Determinación para recibir lo que se nos ha prometido.
C. Permitirle a Dios la oportunidad de bendecirnos.
 
RECUERDA: El momento en que perdemos nuestro apetito por Dios, perdemos los valores eternos al cultivar los "deseos positivos".

 


    




Ponemos a su disposición nuestro Aviso de Privacidad completo en  las instalaciones de nuestra oficina o haciendo click aquí. También puede solicitarlo al correo electrónico: herramientas @viviendoconsentidocomun.com o al teléfono 55 30 97 93 28 en México