Seguimos aprendiendo sobre "La Oración: Nuestra Responsabilidad en la Tierra". La oración crea un puente entre el cielo y la tierra y nos provee de la ayuda divina. Es importante para nosotros saber esto porque estamos viviendo en una época de guerra espiritual y necesitamos que Dios intervenga en los asuntos de la tierra.

En 2 Reyes 6:8-18, el profeta Eliseo demostró la importancia y el poder de una vida de oración. El rey de Siria tenía la intención de librar una guerra contra Israel pero debido a que Eliseo sabía cómo orar, Dios le reveló los planes del enemigo. Eliseo, a su vez, reveló esos planes al rey de Israel y salvó a su ejército de ser capturado por los sirios. Cuando el rey de Siria se enteró que Eliseo fue quien expuso el plan, envió a su ejército para capturarlo.

Cuando el ejército sirio rodeó a Eliseo, su siervo le preguntó: "¿Qué vamos a hacer?" Su pregunta sólo expuso su vida carente de oración. La respuesta de Eliseo, al contrario, reveló que tenía una vida de oración. "No tengas miedo, porque son más los que están con nosotros que los que están con ellos.¿Cómo sabía Eliseo que las fuerzas que estaban con él superaban en número a las fuerzas del enemigo? La oración tiene una forma de abrirnos el ámbito del mundo espiritual para que podamos ver la vida desde el punto de vista de Dios. Eliseo utilizó la oración como una puerta de entrada para conectarse con Dios y desde ese punto de vista, pudo ver  soluciones en lugar de problemas.

Eliseo oró para que Dios abriera los ojos de su siervo y cuando Dios respondió a esa oración, Giezi pudo ver al ejército del Señor rodeando al enemigo. La oración de Eliseo no creó el ejército de Dios, su oración reveló al ejército de Dios que ya estaba ahí. 

Nada descenderá del cielo hasta que algo suba de la tierra. Es nuestra responsabilidad orar, porque la oración reconoce la autoridad de Dios en la tierra.

Randy Morrison
www.randymorrison.org
La oración es la forma en que Dios establece su autoridad y la conexión entre el cielo y la tierra. Es el puente entre lo natural y lo sobrenatural. No podemos conseguir la intervención de Dios de otra manera. Si vamos a tener acceso a la ayuda divina de Dios, tenemos que funcionar con los principios que rigen la oración. Dios es un Dios de principios y no hará nada a nuestro favor a menos que apliquemos sus principios.
 
Los principios de Dios son el reglamento para asegurar la productividad 
y la protección de las cosas que Él creó.
 
Podemos entender y aplicar los principios de Dios para la oración cuando estamos constantemente madurando en nuestra relación con Él.
Hebreos 11:6 contiene un principio fundamental de la oración, dice que "es imposible agradar a Dios sin tener fe". ¿Y por qué? "porque para acercarse a Dios, uno tiene que creer que existe y que recompensa a los que lo buscan". No podemos orar sin tener fe ni creer. El mayor gozo de Dios es cuando nos atrevemos a creer que Él se preocupa lo suficiente para responder a nuestras oraciones.
 
Creer y tener fe, son los principios bíblicos que se requieren para recibir algo de Dios.
 
Hay una diferencia entre creer y tener fe. Creer es reconocer que algo existe; la fe es cuando actuamos con confianza plena, sabiendo que Dios nos dice la verdad todo el tiempo acerca de todo. Cuando oramos con fe, nos posicionamos para recibir la respuesta de Dios porque creemos que va a suceder.

Para trabajar los principios de Dios debemos creer en la palabra 
y actuar en ella para recibir asistencia divina.

En Marcos 11:12-24Jesús se acercó a una higuera en busca de frutas y todo lo que encontró fueron hojas. Entonces maldijo a la higuera y dijo, "¡Nunca más vuelva nadie a comer de tu fruto!" Al día siguiente, pasó al lado del mismo árbol y vio que estaba muerto, pero no dijo una palabra al respecto. El árbol se había secado DESDE LA RAÍZ.
 
La oración no se ocupa de los síntomas; va directamente a la raíz del problema.
 
Jesús nos enseñó que la oración de fe se hace una sola vez. Cuando tenemos confianza en la capacidad de Dios y creemos que Dios nos ha prometido algo, podemos entrar en el resto de la fe. Cuando oramos de acuerdo con las Escrituras, y creemos que recibimos cuando oramos, eso es tener fe en la integridad de Dios. Jesús dijo en Marcos 11:24, "Por eso les digo que todo lo que ustedes pidan en oración, crean que ya lo han conseguido, y lo recibirán".
 
La fe es el sistema de seguimiento de la oración, 
como cuando solicitas un paquete por correo, 
puedes rastrearlo hasta que llega a tu puerta. 
Mientras esperas, estarás lleno de expectativas, porque sabes que está por venir.
 
Hebreos 11:1 en la Biblia Dios Habla Hoy dice: "Tener fe es tener la plena seguridad de recibir lo que se espera; es estar convencidos de la realidad de cosas que no vemos. Debido a que tenemos esta certeza cuando oramos la voluntad de Dios, podemos vivir en un estado de agradecimiento, porque sabemos que Dios está trabajando de nuestro lado.

Deja que tu vida de oración adquieren un nuevo significado hoy.

 


    




Ponemos a su disposición nuestro Aviso de Privacidad completo en  las instalaciones de nuestra oficina o haciendo click aquí. También puede solicitarlo al correo electrónico: herramientas @viviendoconsentidocomun.com o al teléfono 55 30 97 93 28 en México