Tengo una pregunta para ti: ¿Tu vida se está convirtiendo en lo que crees que debería ser? Muchos de nosotros soñamos con una vida mejor, pero de alguna manera parece que eso se nos escapa. En Mateo 9:27-29, podemos aprender una lección sobre perseguir las aspiraciones de la vida, ejemplificada en dos ciegos que reciben de Jesús lo que estaban buscando.
 
La Escritura dice que le siguieron, que clamaron a Él, y que le pidieron algo. Jesús preguntó a los ciegos si creían, ellos respondieron: "Sí, Señor ..." y Jesús les respondió diciendo: "Que se haga conforme a la fe que ustedes tienen".El verso 29 en la Biblia lo expresa así: "Tocó sus ojos y dijo, " Conviértete en lo que crees ".
 
Recuerda: Creer es reconocer que algo es verdadero.
 
Creer nos posiciona ante la acción. Cuando Jesús dijo: "Conforme a vuestra fe ..." , se refería a la persistencia de sus clamores y de seguirle. Los ciegos fueron recompensados por su creencia y por la acción correspondiente a su fe. Su fe demostró medidas prácticas de lo que creían y lo que creían fue en lo que se convirtieron. Realmente nos convertimos en lo que creemos, si aquello en lo que creemos es verdadero.
 
La fe activa nuestra creencia. 
Necesitamos una fe creciente para hacerle frente a desafíos de la vida.

Randy Morrison
www.randymorrison.org
Si queremos que nuestra vida sea mejor, tenemos que crecer más allá de nuestra mentalidad actual. No podemos ir a un nivel más alto de la vida si no crecemos. De acuerdo con Romanos 12:3, Dios nos ha dado la medida de la fe y quiere que aumentemos esa medida al nivel en el que queramos vivir nuestra vida. No podemos vivir en un nivel más alto de la fe si no ejercitamos la medida que Dios nos dio primeramente. Los problemas que enfrentamos hoy no pueden resolverse al mismo nivel de medida de fe que tuvimos ayer.
 
PERMANECE EN EL DESIERTO O CRECE EN LA TIERRA PROMETIDA: Los hijos de Israel tuvieron fe para salir de Egipto basados en la palabra de Dios a través de Moisés. Vivieron de milagros en el desierto, pero cuando llegaron a la tierra prometida, su fe no se habían desarrollado hasta el nivel de poseerla. Dios les requirió crecer en su fe, pero se hicieron dependientes de los milagros y no lograron crecer. A medida que crecemos, nos volvemos más responsables, porque el crecimiento requiere más responsabilidad.

Las escrituras revelan la siguiente evolución de los niveles de la fe.
 
1. La fe pequeña
2. La fe creciente
3. La fe firme
4. La gran fe
 
Se necesita tiempo para desarrollar una gran fe, porque cualquier cosa de valor, o que vale la pena, necesita tiempo para madurar y crecer. En Lucas 17: 5-6, Jesús enseñó a los discípulos el principio del perdón. Los discípulos sabían que, para poner esto en práctica, necesitaban un grado de fe que todavía no poseían para vivir de este principio. Ellos respondieron diciendo: "Señor, aumenta nuestra fe." Estaban pidiendo a Jesús que hiciera algo por ellos cuando en realidad era su responsabilidad.
 
Es nuestra responsabilidad desarrollar e incrementar el nivel de nuestra fe.
 
Jesús les dijo: "Si ustedes tuvieran fe, aunque sólo fuera del tamaño de una semilla de mostaza, podrían decirle a este árbol: "Arráncate de aquí y plántate en el mar", y les haría caso".
 
LA FE TIENE UNA VOZ DE MANDO: Jesús usó un árbol para ilustrar esto porque hay cosas en nuestra vida de las que podemos deshacernos tan sólo dirigiéndonos a la raíz del problema y hablar con él por la fe. Esta puede ser la mejor manera de superar los problemas con los que hemos aprendido a vivir.
 
PRIMERA MENCIÓN DE DIOS: Dios es mencionado por primera vez en Génesis 1 como un Dios que habla. Doce veces encontramos donde dice: "y Dios dijo ...". La fe funciona mejor cuando las palabras llenas de fe son habladas.
 
Hebreos 11:3 dice: "Por fe sabemos que Dios formó los mundos mediante su palabra, de modo que lo que ahora vemos fue hecho de cosas que no podían verse." (Dios Habla Hoy).
 
Tu fe aumentará cuando aprendas el lenguaje de la fe.
De hecho, tu boca es la "plataforma de lanzamiento" 
para lo que está sucediendo en tu vida.

¿Sabías que los pensamientos pueden morir antes de nacer, si nunca son hablados? En Mateo 12:36, Jesús hace referencia a las "palabras ociosas." Estas son palabras que son no productivas. Cuando nuestras palabras son contrarias a la Palabra de Dios, son palabras ociosas. "Pues por tus propias palabras serás juzgado, y declarado inocente o culpable". De acuerdo con Santiago 3:6, nuestras palabras son una fuerza creativa que pone las cosas en movimiento en nuestras vidas.
 
QUE TU HABLAR REFLEJE LO QUE DESEAS EN TU VIDA.
 
Romanos 10:8-10 refiere a la palabra de la fe, creyendo y confesando. Podemos tener fe para cada área de nuestras vidas. Simplemente apliquemos el mismo principio que se encuentra en esta escritura. "Pues con el corazón se cree para alcanzar la justicia, y con la boca se reconoce a Jesucristo para alcanzar la salvación".

 


    




Ponemos a su disposición nuestro Aviso de Privacidad completo en  las instalaciones de nuestra oficina o haciendo click aquí. También puede solicitarlo al correo electrónico: herramientas @viviendoconsentidocomun.com o al teléfono 30 97 93 28