Todos debemos ser inspirados para dar gracias a Dios cuando leemos Juan 1:16-17. "Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia. Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo."

La referencia a la "plenitud" es una referencia a la "sobreabundancia". Tenemos que comprender la gracia de Dios para poder experimentar su sobreabundancia. La gracia ha hecho lo que la ley no podía hacer. La gracia ya estaba en funcionamiento en el Jardín del Edén. Dios pudo haber respondido a la desobediencia de Adán con una sentencia de separación eterna. Sin embargo, Génesis 3:15 revela que Él manifiesta su gracia hacia la humanidad con un plan de redención.

La ley, que vino por medio de Moisés, se basaba en el mérito. La ley era un conjunto de reglas y regulaciones que se establecieron para gobernar y controlar la naturaleza caída de la humanidad. Por naturaleza, los seres humanos se ven influenciados por el pecado y el egoísmo. La ley se basa en las obras humanas. Los 10 mandamientos dieron lugar a la obediencia o al castigo.
 
Viviendo bajo la Gracia,
Vivimos nuestras vidas basados en la Fe.

Romanos 7 nos muestra que la humanidad no puede estar bien o hacer el bien delante de Dios por causa de su naturaleza caída. Puesto que Jesús reemplazó la ley con la gracia y la verdad, Dios ha estado trabajando en el interior de la humanidad en lugar de su exterior, para así hacernos libres y podamos hacer lo que es correcto. Hoy nos entregaremos a nosotros mismos a la Palabra de Dios para poder entender "La plenitud de la gracia de Dios.

Randy Morrison
www.randymorrison.org
Dios sabía que la humanidad caída no podía cumplir con los estándares de la ley, por lo que Él introdujo su amor a la humanidad a través de la plenitud de su gracia, que viene a través de JesucristoÉl nos dejó con un nuevo mandamiento. Amarnos los unos a los otrosDe acuerdo con Juan 3:16Dios demostró ese amor al dar lo que era más valioso para Él, su único HijoEl amor de Dios para todos y cada uno de nosotros es:
 
A. Redentor
B. Sacrificial
C. incondicional
 
RECUERDA:El amor de Dios no se basa en lo que hacemos por Él. Se basa en lo que Dios hizo por nosotros por medio de Jesús. Si no estamos seguros de que Dios nos ama incondicionalmente al grado que Él dice que lo hace, la comunicación con Él puede ser difícil para nosotros.
                  
En Juan 8:1-11, se desarrolla el conflicto entre la ley y la gracia. Aquellos que defienden las leyes religiosas estarán en conflicto con los que caminan en la plenitud de la gracia de Dios. Un religioso, que vivía al pie de la letra de la ley, trajo a una mujer antes Jesús y la acusó del pecado de adulterio. Los que tratan de vivir por la ley se convierten en legalistas. El peligro de ser legalista es que nos hace prejuiciosos y críticos con los fracasos de las personas. Jesús manifestó gracia en respuesta a la ley. El dijo: "Aquel de ustedes que no tenga pecado, que le tire la primera piedra." Uno por uno, dejaron caer sus piedras, acusados por su propia conciencia.
  
LA FUNCIÓN DE LA CONCIENCIA: Sabemos cuándo estamos haciendo lo malo porque nuestra conciencia nos lo dice. Cuando violamos nuestra conciencia, vivimos una vida basada en la vergüenza. Jesús actuó con gracia hacia la mujer y, al hacerlo, enseñó a los acusadores el hecho de que estaba aquí para reemplazar la ley con la gracia.
      
Jesús no condenó a la mujer, sino que demostró la gracia de Dios para con ella dándole:
 
A. Protección de las acusaciones de la multitud.
 
B. Dignidad: No tenía la autoestima ni autovaloración, porque ella fue dañada por la acusación de la ley.

C. El perdón

D. Liberación de su culpa y condenación.
 
E. La gracia nos exige cambiar nuestra vida para permanecer libres de la conducta pecaminosa.
 
Jesús también le dijo que "Ve y no peques más."
De acuerdo con Tito 2:11-13, la gracia nos enseña a decir "no" a la impiedad de vivir una vida que nosotros egoístamente controlemos.
 
RECUERDA: El código moral de Dios no se trata sobre Él controlando autoritariamente de nuestras vidas. Se trata de Él bendiciendo nuestras vidas y liberándonos de la esclavitud de pecado. A pesar de que la gracia de Dios nos ama de forma redentora, sacrificial, e incondicional, no puede guardarnos de las elecciones que hacemos.

  LA GRACIA DE DIOS ES UN REGALO DE LIBERTAD,
PERO LA LIBERTAD NECESITA DE GUÍA Y FRONTERAS.
 
Es por eso que Gálatas 5:1 nos dice que "Cristo nos dio libertad para que seamos libres. Por lo tanto, manténganse ustedes firmes en esa libertad y no se sometan otra vez al yugo de la esclavitud". Confío en que puedes vivir tu vida descubriendo "la Plenitud de la Gracia de Dios".