No podemos llevar la vida solos, es por eso que Cristo vino a esta tierra.  Es nuestra responsabilidad ir a Dios para obtener respuestas para la vida y luego poner estas respuestas en acción de forma constante. 

Cuando Dios guía nuestra vida, cada momento o temporada de dificultad que experimentamos, hará crecer nuestra fe y activará los dones que Dios nos ha dado. 

Cuando se ilumina nuestra mente, tendremos la visión e inspiración necesaria para confrontar y administrar cada una de las dificultades de la vida. No podemos salir de los momentos de dificultad al operar en tinieblas.

Nuestra obediencia a la Palabra de Dios es la luz necesaria para que podamos movernos confiados al futuro que Dios nos ha prometido.

Recuerda, tu victoria comienza cada día. ¡Que tengas una semana formidable!

Randy Morrison
www.randymorrison.org

Las temporadas o momentos de dificultad son parte de la vida. Ninguno de nosotros escapará a la realidad de la decepción, frustración y aún tragedia que encontraremos mientras buscamos nuestros sueños y esperanzas. Tenemos el poder y las herramientas para controlar nuestra respuesta a estas situaciones. Podemos escoger el colapso en un espasmo emocional, o podemos decidir ver más allá de la nube de caos, hacia un horizonte lleno de oportunidades. Nuestra capacidad de controlar y manejar estas situaciones está en nuestra disposición de activar la fuerza interna que Dios colocó en nosotros.
 
Recuerda: La forma en la que enfrentamos los tiempos de cambio determina el estado general de nuestra vida. La vida en la tierra no es un ambiente sin dificultades. Tú tienes la capacidad y la ayuda de Dios para vencer cada situación difícil en la vida.

Lee, reflexiona y actúa de acuerdo a:

Cuando enfrentamos la dificultad o la tragedia, el resultado puede paralizarnos o catapultarnos más allá, del presente hacia el futuro. Si nos detenemos demasiado tiempo en medio de la dificultad, nunca cambiará nuestra percepción de la vida, pues constantemente estará distorsionada por la crisis. Podemos evitar estos "estacionamientos de largo plazo" al buscar la respuesta correcta para la dificultad. Lo que debemos hacer es ir con Dios y encontrar en Él la respuesta, la forma de atravesar la dificultad. Con la dirección continua de parte de Dios, no tendremos que estacionarnos por un largo plazo ni mucho menos permanentemente en el punto de la dificultad. Podemos avanzar a través de los espacios abiertos de la oportunidad.

Recuerda: En el momento en el que corremos huyendo de los momentos difíciles, calificamos para ser presos. Los momentos difíciles nos pueden moldear, romper, echarnos para atrás, o empujarnos hacia adelante en la vida. Depende de ti en que estado deseas quedarte.

Lee, reflexiona y actúa de acuerdo a: 
    

No podemos soportar todas las situaciones de la vida por nosotros mismos. No fuimos diseñados para soportar y aguantar estos momentos de estrés y dificultad en nuestras propias fuerzas. Debemos poner a trabajar nuestra fuerza interna que tenemos en Dios. Lo que impulsará nuestra confianza y capacidad de ir más allá de solo ver crisis y dificultad y nos llevará a tomar las oportunidades que se presentan para nuestro crecimiento, es la calidad y profundidad de nuestra fuerza interior en Dios. Debemos solicitar confiadamente nuestra herencia de parte de Dios, esa fortaleza que nos ayudará a impedir que los momentos y temporadas difíciles nos roben nuestro futuro.

Recuerda: Al mantenernos de buen ánimo, podemos quitar los ojos de las circunstancias actuales y colocarlos en soluciones llenas de propósito que vienen de parte de Dios. Las soluciones no aparecerán a nuestra vista si nuestros ojos están cubiertos por las circunstancias actuales.

Lee, reflexiona y actúa de acuerdo a: 



 
¡¡Si te gustaron las herramientas, te encantará el mensaje completo!!
Disponible en Mp3, CD y DVD. 
Escríbenos a pedidos@viviendoconsentidocomun.com para más información.
















 
¡Descarga nuestra App, GRATIS!