¡Tu victoria comienza cada día! Al voltear nuestro corazón hacia Dios, recibimos un nuevo comienzo. No podemos hacer esto solos, debemos confiar completamente en la fortaleza interna que Dios nos ha dado.

La vida no es fácil. Estando en esta tierra siempre enfrentaremos problemas. Con el conocimiento revelado por Dios tenemos la capacidad de conquistar situaciones difíciles así como traer soluciones de largo plazo a los problemas de la vida diaria. Usemos las herramientas de vida que Dios nos ha dado.

La oración crea una puerta abierta para traer la Palabra de Dios a nuestro corazón y mente. Esto significa que seremos capaces de manejar dificultades en la vida para que podamos alcanzar nuestro destino.

Randy Morrison   
www.randymorrison.org  

A través de la vida debemos esperar tiempos de dificultad o turbulencia. Si nos quedamos atorados en cada uno de estos momentos difíciles, nuestro crecimiento hacia el futuro se verá disminuido. Por otro lado, si vemos la dificultad como una parada momentánea en nuestro camino hacia el futuro y a nuestro destino, vamos a poder ver más allá de la nube de incertidumbre y ver el destino que Dios nos ha prometido. Cada vez que atravesamos uno de estos momentos de dificultad, estamos siendo preparados para enfrentar otras dificultades que se presentarán más adelante.
 
Recuerda: Los momentos difíciles se pueden convertir en momentos decisivos si nos basamos en nuestro nivel de fe y a nuestra respuesta en dichos momentos. Los momentos difíciles son puntos de cambio que revelan la fuerza de nuestro enfoque, fe y fortaleza del entendimiento que tenemos del plan de Dios para nuestra vida.

Lee, reflexiona y actúa de acuerdo a:

Las águilas anticipan la lluvia. En lugar de esconderse al ver la tormenta, ellas vuelan al punto más alto y esperan que comiencen los vientos turbulentos. Cuando los vientos de la tormenta están en su punto máximo, el águila abre sus alas para que los vientos la eleven hacia nuevas alturas. El águila vuela más alto al tiempo que la tormenta está abajo de ella. 
A través de nuestra fe en Dios, tenemos, dentro de nosotros, protección contra la tormenta. Al enfrentar momentos difíciles, lo que tenemos que hacer es mirar dentro de nuestro corazón y encontrar la fuerza en Dios para volar por encima del caos, la dificultad y ver oportunidades en el futuro.
 
Recuerda: Si estamos dispuestos a ser usados por Dios, debemos estar dispuestos y preparados para lidiar con niveles de dificultad. La forma en la que manejamos y procesamos los momentos difíciles en la vida determina nuestro futuro y destino.

Lee, reflexiona y actúa de acuerdo a: 

Muy a menudo, le damos a las dificultades el poder de tomar residencia permanente en nuestra vida. Nuestra respuesta a la dificultad es influenciada por los principios a los que les permitimos que conduzcan nuestros pensamientos y acciones. Para lidiar con los momentos difíciles en la vida, nuestros pensamientos y acciones deben ser conducidos por la fuerza interior que resulta de nuestra relación con Dios. Debemos también vivir de acuerdo con el principio de  que renunciar no es opción. Debemos constantemente alinearnos con el principio de no tomar decisiones permanentes basadas en circunstancias temporales.

Recuerda: La fortaleza interna que recibimos de Dios es la fuerza necesaria para manejar nuestras emociones. Nadie esta exento de dificultades en la vida. Sin embargo, podemos manejar estos momentos con su ayuda.

Lee, reflexiona y actúa de acuerdo a: 



 
¡¡Si te gustaron las herramientas, te encantará el mensaje completo!!
Disponible en Mp3, CD y DVD. 
Escríbenos a pedidos@viviendoconsentidocomun.com para más información.
















 
¡Descarga nuestra App, GRATIS!