La forma en la que nos vemos a nosotros mismos, influencia el resultado final de nuestra vida. Si nuestra mirada está constantemente obstruida por restricciones mentales, vamos a estar aprisionados en el mundo del "qué pasaría si..."; es decir, excusas y dudas auto impuestas.
 
La vida es una progresión de oportunidades, retos, fracasos y aún tragedias. A través y a pesar de todo esto, debemos estar dispuestos a luchar por la vida, en lugar de entregarnos a las fortalezas mentales y restricciones. Al actuar con base en la fe, persistencia y confianza, nuestra vida estará plantada en una zona "libre de restricciones". 
 
Cada día nos acercamos a algo. Simplemente no hay tiempo para estar desanimados. El desánimo nos acerca a la zona de peligro de restricciones mentales. No podemos darnos por vencidos. Al confrontar nuestras restricciones mentales, Nos acercamos todo aquello que Dios planeó para nosotros. 



Randy Morrison   
www.randymorrison.org  
1. Fallas en la alimentación del poder  

Las fallas de poder son causados por algún tipo de interrupción de largo plazo a algún proceso. Nuestra vida es un proceso que recibe poder de una fuente inagotable, nuestra relación con Dios. Al hacer visible alguna muestra de incredulidad, causaremos una ruptura grande a nuestro acceso a esta fuente de poder. Esto provoca una falla en el poder, y nos manda a la oscuridad de las restricciones mentales en lugar de la luz de oportunidades. Cuando nos comprometernos a vivir una fe que no se quebranta, las fallas en el poder no serán un impacto en nuestro camino o destino.
 
Recuerda: El elemento más importante en este mundo es la capacidad de creer. El creer no tiene restricciones al tratarse de posibliidades en la vida.
 
Lee, reflexiona y actúa de acuerdo a:
2. No es una opción...


Hemos aprendido que
al descubrir, al pararnos sobre, o caminar en nuestro propósito de vida, las opciones que permitimos que nos influencien estarán restringidas a aquéllas que nos acercan a Dios. Esto significa que rendirnos o darnos por vencidos nunca estará en nuestras opciones. Al aceptar esto, no habrá restricciones mentales capaces de aprisionar nuestras habilidades y potenciales de llegar a su máximo potencial y poder. Es nuestra decisión el que las restricciones mentales nos detengan y aprisionen. Con una actitud de "siempre hay un camino" estaremos peleando de la forma correcta contra las restricciones mentales.

Recuerda: Sin importar que tan restrictivo sea nuestro alrededor, Dios nos ha programado con más potencial de lo que podemos usar en la vida. El fracaso nunca debe causar la muerte de nuestro potencial, si que debe producir la determinación para intentarlo una vez más.

Lee, reflexiona y actúa de acuerdo a:
3. ¡Listos!

No somos capaces de confrontar nuestras restricciones mentales sin estar preparados o listos. La confrontación de las restricciones mentales no sucede sin la fuente de poder correcta. La preparación requiere del confiar en Dios y en Su percepción de la realidad, mucho más que en nuestra propia percepción (revelación); También requiere nuestra confianza inamovible en las promesas de Dios (inspiración) y nuestra visión clara de las posibilidades de la vida (motivación).

Recuerda: No vamos a llegar a los niveles más altos que Dios tiene para nosotros sin preparación.

Lee, reflexiona y actúa de acuerdo a: 
 
Si te gustaron estas herramientas, disfruta el mensaje completo:
 
¡Descarga nuestra App, GRATIS!