Hemos estado estudiando  cómo "Agregar valor en el mundo actual". Tenemos el poder de añadir valor a la vida con los talentos que Dios ha puesto en nuestro interior. Cuando esto suceda, se abrirán puertas a nuevos niveles de plenitud en la vida. Debemos hacer constantemente lo que nos toca para determinar lo que podemos hacer exactamente para añadir valor a los talentos que Dios nos ha dado. Para esto debemos sobrepasar cualquier miedo que trate de bloquear nuestro camino hacia nuestro máximo potencial. 
 

Una vez que sepamos darle valor a nuestra vida, tendremos la capacidad de impactar la vida de los demás por medio de nuestras acciones, decisiones, comportamientos y actitudes. Debemos prepararnos para tomar ventaja de todas las oportunidades que se nos presentan.

 

Esto se llevará a cabo únicamente al estar seguros de lo que nuestros talentos pueden aportar para añadir valor a nuestra sociedad.


Tu amigo,

Randy Morrison     

www.randymorrison.org  
 
1. La perspectiva o vista del presente. 

Proverbios 17:8 nos enseña que un soborno es una piedra preciosa a los ojos de la persona quien lo practica. Todas las cosas pueden cambiar según las perspectiva. La percepción de los dones y talentos que Dios nos ha dado se debe basar en principios bíblicos. Como creyentes, debemos percibir el asunto de "añadir valor al mundo actual" principalmente con una perspectiva bíblica, nunca desde un punto tradicional o económico. Esto encuadra correctamente en nuestra vida a la luz de Mateo 25, la parábola de los talentos.

Nuestra responsabilidad es tomar acción y usar los talentos que Dios nos dio. Si no tomamos responsabilidad, nuestros talentos se "oxidarán" y se vuelven inoperables. Piensa en los talentos que Dios te dio. Determina si la forma en la que estás viendo tus talentos se alinea con la forma en la que los ve Dios. Comprométete a actuar cada semana añadiendo valor a estos talentos.

 

Recuerda: Te tomará un gran esfuerzo el añadir valor al mundo. La honestidad, creatividad y espíritu de emprendedor serán necesarios para lograrlo basándonos en los talentos que Dios nos dio.
2. Filosofía de la mente y corazón

Conforme trabajemos para poner en práctica las lecciones que hemos aprendido de Mateo 25, Debemos asegurarnos que la filosofía que hay en nuestro corazón y mente es la filosofía del Reino de los Cielos. Al adoptar esta filosofía, descubriremos rápidamente el secreto para añadir valor en el mundo actual, con lo que nos ha sido dado. El tomar acción basándonos en la filosofía del Reino de los Cielos, significa el saber tomar la responsabilidad de añadir valor mientras estamos en esta tierra.

 

Toma tiempo esta semana para hablar con Dios acerca de la filosofía de tu mente y corazón. Determina que tan alineada esta tu filosofía con la del Reino de los Cielos. Busca la dirección de Dios para tomar pasos y operar en la filosofía del reino. Uno de las pruebas que puedes hacer es ver si hay la evidencia de tomar responsabilidad de tus talentos, Escribe los pasos que tomarás.

 

Recuerda: El añadir valor requiere la motivación de crecer y aprender continuamente. La inactividad se queda en una forma de pensar de pobreza. Un reino de filosofía celestial estimula el deseo para el crecimiento, mejorar y añadir valor.

3. Bien organizados...

Las hormigas son industriales enfocadas y trabajadoras. El compromiso que tienen con su comunidad no es fluctuante. Permanecen constantemente leales y enfocadas en el trabajo que les toca. Cada hormiga tiene un trabajo específico que al hacerlo, añade valor a la comunidad, en nuestro caso, al mundo. Las hormigas saben que hacer sin que alguien les diga que hacer. Hay muchas lecciones que podemos aprender al vivir la vida de la forma de hormiga. Una de las lecciones es que la actividad industrial añade valor al producto final. Si nuestro deseo es el éxito, debemos mantenernos enfocados, activos e industriales. La acción productiva es un ingrediente importante para añadir valor al mercado de la vida.

Lee Proverbios 6:6-11. El añadir valor significa desechar señales de una mente pobre. Considera tu nivel de actividad al tratarse de añadir valor a tu ambiente a través de talentos. ¿Cuanto tiempo has invertido en el ultimo mes añadiendo conocimiento a tus habilidades? Dime dos ejemplos de iniciativa propia que has tomado para añadir valor a otros en las pasadas dos semanas. Empieza a tomar actitud acerca de tu nivel de actividad por añadirte valor. Toma el compromiso con Dios de hacer cambios de manera que puedas decir confiadamente que estás añadiendo valor en un aprendizaje continuo.

  

Recuerda: La pobreza es causada por una falta de entendimiento de la economía combinada con oportunidades perdidas en la vida. Jesús veía la creatividad, el espíritu de emprendedor y las ganancias como una luz positiva mientras esto fuera conducido por la honestidad.
4. Fruto Preservado

Algunos de los lamentos que tenemos en la vida son las oportunidades que pasan delante de nosotros y las perdemos sin acción intencional. Muchas veces nos encontramos tratando de conseguir los frutos de nuestro trabajo en lugar de nutrir las semillas de nuestros talentos. El fruto pierde su frescura en un periodo relativamente corto. El futuro de nuestro éxito es el valor a largo plazo de la semilla que Dios puso en nosotros. Si no añadimos valor para fortalecer nuestros talentos, vamos a seguir perdiendo oportunidades en la vida. Al darnos cuenta que hemos perdido oportunidades y que no podemos recuperlas, se crean lamentos sin resolver. El lamento también sale a la luz al darnos cuenta que la pobreza no tiene un estado permanente al usar sabiamente los talentos que Dios nos dio. Al no buscar conocimiento constantemente, la ignorancia bloquea nuestra forma de pensar. La sabiduría es la llave que abre puertas en la vida.

  

Al entender esto en verdad, vamos a pasar más tiempo nutriendo las semillas de los talentos que nos han sido dados. Haz una nota mental de una oportunidad que hayas perdido en este año. ¿Qué acciones puedes tomar para fortalecer tu capacidad y no perder otra oportunidad? Escribe las formas en las que puedes añadir valor al grupo de talentos que Dios te ha dado, de tal manera que el temor no te bloquee de aprovechar las oportunidades en el futuro.

  

Recuerda: Cuando fallamos en aumentar nuestro valor, perdemos nuestra ventaja competitiva en el mundo actual. Dios quiere que tengamos fruto mucho más de lo que nosotros pensamos.

 
Si te gustó las Herramientas... ¡Aprovecha esta promoción
 para adquirir el material en CD y DVD!

 
¡Descarga nuestra App, GRATIS!