Cada nuevo día nos trae la oportunidad de empezar cosas frescas y maximizar nuestro viaje por la vida. Las posibilidades no tienen límites cuando nos mantenemos comprometidos con cumplir el plan de Dios para nuestra vida. Nunca debemos mantenernos confinados en nuestra percepción o lo que nuestros ojos naturales llegan a ver. Aunque podemos darnos cuenta de nuestras limitaciones, no debemos permitir que estas nos gobiernen. Debemos buscar de forma continua el apoyo de Dios para sobre pasar los límites, teniendo una mente llena de determinación y persistencia.

 

Mi oración es que cada persona adopte la determinación y fe que Josué y Caleb nos demostraron. Al estar firmes en las promesas y en los principios de Dios, Josué y Caleb soportaron presiones y adversidades de la multitud. Nunca se dieron por vencido. Ellos fueron premiados al final de su determinación y fe. ¡Es nuestro turno! No podemos seguir de la misma manera, debemos aprovechar las oportunidades para que alcancemos nuestro destino, para tenerlo en nuestra mano rodeados de los principios que Dios nos imparte.


Tu amigo,

Randy Morrison     

www.randymorrison.org  
 
 1. Momentos decisivos

 

Zaqueo estaba determinado, apasionado y enfocado en ver solamente al Señor. (Lucas 19:1-6) Su baja estatura, combinada con el lugar que tenía en medio de la multitud presentaba limitaciones para alcanzar su meta. Él tomó la decisión de hacer algo al respecto. Se re posicionó lejos y sobre la multitud. Esta decisión le hizo cumplir su propósito. Las decisiones que tomamos para ir más allá de nuestras limitaciones son momentos decisivos en la vida. Debemos estar dispuestos a tomar estas decisiones para poder alcanzar nuestro destino. El costo de no tomar una decisión que vaya más allá de nuestras limitaciones significa que vamos a permanecer al margen en lugar de saltar hacia lo que Dios nos prometió.

 

Reflexiona en tu vida hasta este día. Haz una nota mental acerca de cualquier momento decisivo que has tenido y cómo fue que esto definió el curso de tu vida. Considera cualquier tipo de limitaciones que estés teniendo en estos momentos. Haz una lista de las decisiones claves que debes tomar para crear movimiento que vaya más allá de las limitaciones. Empieza a derribar estas decisiones cada día, en lo que  sea enfrentas.


 
Recuerda: los momentos de decisión le dan forma a nuestro destino.

 

"En el momento de la decisión, lo mejor que puedes hacer es lo correcto, lo peor que puedes hacer, es no hacer nada." - Theodore Roosevelt
2. Control de la multitud

 

Muchas veces decimos cosas acerca de nosotros mismos que Dios nunca dijo. Las limitaciones que nos ponemos a nosotros mismos bloquean lo que Dios nos ha prometido. De igual manera permitimos que la influencia de los demás nos encierre y limite nuestro movimiento. Muchas veces, la multitud nos retiene con falsas percepciones, miedos y comunes denominadores en cuanto a formas de pensar. Nuestra habilidad de ser más que un espectador en la multitud será un arma poderosa en cuanto al control de la multitud. Al hacer esto, nos convertimos en lago más que un espectador en la multitud, nos hacemos partícipes en la capacidad de acercarnos en la dirección correcta para alcanzar nuestro propósito. Dios quiere que nos movamos del lugar en dónde estamos, hacia el lugar en el que Él quiere que estemos.

 

Considera si es que eres un espectador o un participante dentro de la multitud. Habla con Dios al respecto de lo que es necesario para pasar del lugar del espectador al lugar del participante. Lee Lucas 19:1-6  una vez más. Haz una nota mental de las acciones que Zaqueo tomó para hacerse participante en lugar de espectador. Mantén estas acciones en mente conforme tomes decisiones para acercarte a sobre la multitud a tu propósito.

 

Recuerda: Mientras estemos confinados e influenciados por la multitud, nunca vamos a avanzar. Es muy difícil ver las oportunidades en la vida al ser espectador.
3. Alcánzalo

Avanzar más allá de dónde te encuentras el día de hoy requiere fortaleza para pasar sobre nuestras limitaciones. La vida nos te va a dar nada. Debemos estar dispuestos a "alcanzar" todo lo que Dios nos ha dado. Esto requiere acción, ajuste y reposicionamiento para poder cosechar todo lo que se nos ha prometido por Dios. No podemos congelarnos en el tiempo. El re-posicionarnos significa movimiento físico, mental y espiritual. Al obtener más conocimiento, el cambio de nuestro ambiente y el construir un nivel más profundo de relación con Dios es parte de tu nueva posición.

Piensa con Dios, en dónde te encontrabas hace 5 años, en dónde estas hoy y dónde quieres estar en cinco años más. Que ajustes y posiciones debes tomar para moverte sobre tus circunstancias, tu vista de la vida y tus relaciones en la vida. Llámale a alguien que conozcas y confíes para hacerle saber una o dos cosas que vas a hacer para estimular ese movimiento que deseas.

 

Recuerda: El hacer algo diferente de la norma nos puede dar la ventaja para vencer las limitaciones de la vida. Dios nos provee las promesas pero nosotros debemos proveer la pasión para recibir estos beneficios.
4. Poder de conexión

 

La gente que forma parte de nuestra vida debería ser un apoyo para nosotros. Aquellos que nos rodean deberían añadir valor en lugar de desconectarnos con el propósito de Dios para nosotros. El construir relaciones sanas y positivas con personas determinadas fortalecerá nuestra conexión con la única fuente de poder que necesitamos, Dios. Lucas 5:17-19 es un buen ejemplo de cómo las relaciones sanas y positivas con los demás nos ayudan a ir hacia delante sin importar algún área de debilidad. Aunque era paralítico, este hombre pudo alcanzar a Jesús por medio de la ayuda de las relaciones que había construido, nuestras debilidades pueden ser fortalecidas por aquellos que llenan las brechas que hay en nuestra vida. Las buenas relaciones tienen un poder de conexión. Para alcanzar nuestros sueños, necesitamos la ayuda de los demás. Debemos encontrar personas que no solamente están dispuestas, sino que les importa más el éxito de los demás que el suyo propio.

 

Lee Lucas 5:17-19. Piensa a quién puedes ayudar para lograr su propósito en la vida. Piensa en aquellos que te rodean. ¿Quién se quedaría a tu lado para que alcances tu propósito en Dios? ¿Hay alguien (más allá de tu familia) que le importe tu éxito más que el suyo? Empieza a asegurarte que aquellos que tienen influencia sobre tu vida, tengan poder de conexión para que te ayuden a lograr todo lo que Dios tiene para ti. Al mismo tiempo, conecta con todos aquellos con los que quieres comprometerte para lograr sus sueños.

 

Recuerda: Las relaciones deben ser nuestra prioridad numero uno en nuestros intentos de ir más allá de nuestras limitaciones en la vida. Cuando tenemos limitaciones, necesitamos algún tipo de sistema de apoyo para llegar a una posición en la que nos podemos ayudar. No toda la gente tiene nuestro mejor interés en la mente. La gente puede ser un puente o un obstáculo hacia nuestro futuro. Podemos encontrar muchas gallinas en el camino, pero, de repente, nos encontraremos con un águila.
5. A toda máquina...

 

Cuando encendemos el modo "a toda máquina" nos proponemos alcanzar algo con propósito, le damos nuestro "mejor esfuerzo". Los esfuerzos "a toda maquina" llevan propósito, determinación y enfoque. El movernos más allá de nuestras limitaciones requiere que hagamos movimientos "a toda máquina". Esto requiere una forma de pensar determinada y una persistencia fuerte que la envuelve la fe. Para asegurarnos que el modo "a toda máquina" esté funcionando correctamente debemos rehusarnos a quejarnos de los retos que vienen a nosotros. Debemos rehusarnos a rendirnos ante nuestras limitaciones y permanecer estáticos o inactivos, además. Debemos crear relaciones con personas dispuestas a asociarse con nosotros en alcanzar nuestros sueños. 

 

Piensa en las relaciones que tienes en la vida en este momento. Determina cuáles son las que te empujan hacia el frente y cuales te retienen. Toma la decisión en esta nueva temporada de la vida de enfocarte en aquéllas que se alinean a los principios de Dios  así como con Su propósito para tu vida. Haz una lista del tipo de relaciones que necesitas cultivar en este año. Empieza a cultivar estas nuevas relaciones.

 

Recuerda: El ir más allá de nuestras limitaciones puede no ser lo más fácil, pero nunca sabremos sin intentarlo. Necesitamos "ponernos de pié, subir y no darnos por vencido".
 
¡Descarga nuestra App, GRATIS!