Confío en que estás disfrutando estas herramientas semanales de nuestra serie Caminando con Dios, que tratan de la vida de Enoc, un hombre que caminó con Dios por 365 años. Su nombre significa dedicación y vivió una vida dedicada a seguir la voluntad de Dios. Cuando caminamos con Dios, reconocemos que Él siempre tiene la razón cuando se trata de la dirección de nuestras vidas. Dios tiene más experiencia que nosotros, así que tenemos que escucharlo para que podamos caminar con Él.

Enoc tuvo también una caminata continua en la fe. Él descubrió que la fe no necesariamente hace las cosas más fáciles, la fe hace que las cosas sean posibles. Nuestro caminar de fe no siempre nos da respuestas inmediatas. La verdad es que este mundo no contiene el cumplimiento final de las promesas de Dios. Si sólo tenemos esperanza en este mundo, seremos de entre todos, las personas más miserables. No necesitamos entender todo en la vida, sólo tenemos que aferrarnos a la Palabra de Dios y confiar en Él para el resultado.

También aprendemos, de la vida de Enoc, que caminar con Dios está basado en nuestra relación con Él. Nuestra relación con Dios no debe estar motivada sólo por nuestras necesidades físicas. Debe basarse en una relación íntima con Él. En Juan 6:66-69, Jesús estaba haciendo hincapié en la importancia de una relación íntima que va más allá de la satisfacción de las necesidades físicas. Nuestra relación con el Señor no puede ser de un solo sentido; debe contener nuestra respuesta de querer lo que Dios quiere para nuestras vidas aquí en la tierra.

Recuerda: Cualquier caminar con Dios que esté orientado a nuestras necesidades y deseos egoístas, eventualmente se enfriará cuando esa necesidad escasee.

Tu amigo,

Randy Morrison    
www.randymorrison.org  
1. Caminar con Dios es un estilo de vida.

Caminar con Dios es un estilo de vida de dedicación, constancia y fe que constituyen nuestra vida espiritual. Nosotros le servimos y caminamos con Él, porque Él es nuestro Señor y Salvador. Un estilo de vida de la dedicación y de fe nos mantiene enfocados a través de la incertidumbre de la vida. Cuando nos centramos en el valor de las cosas espirituales en lugar de las cosas naturales, profundizamos nuestra relación y nuestro caminar con Dios. En este punto podemos experimentar su bondad en nuestras vidas.

 

Sigue los pasos de Enoc: Cada ser humano es un espíritu, que posee un alma y vive en un cuerpo. Nuestros cuerpos no deben ser nuestra prioridad número uno. Debemos centrarnos en nuestra vida espiritual dando como resultado una vida constancia y compromiso. Siempre vamos a ir a Dios cuando las cosas vayan mal en nuestras vidas, porque sabemos que no hay otro lugar a donde ir. Sabemos que Él tiene "... las palabras de vida eterna". Su Palabra puede obrar de generación en generación.

Lección de Jesús sobre el compromiso:
2. Identidad y caminar con Dios 

Moisés era un hombre en una encrucijada cuando se trataba de su caminar con Dios. Se crió en Egipto, pero descubrió que su identidad estaba con el pueblo de Dios. Moisés estuvo en guerra en su interior sobre su identidad. Nuestra identidad no está en lo que la gente dice que somos, nuestra identidad está en que Dios dice que somos. Cuando caminamos con Él seguimos a Moisés a la encrucijada de la toma de decisiones en el que escogemos caminar con Dios sin importar lo que cueste. Moisés no podía encajar en el estilo de vida de la cultura egipcia, porque Dios lo diseñó para ser un libertador. Su pasión fue liberar; no ser el príncipe de Egipto. Moisés siguió su pasión y miró más allá de los placeres temporales, hacia las recompensas eternas. Así que se alejó de su vida en el palacio para sufrir con el pueblo de Dios.

Sigue los pasos de Moisés: De lo que estamos dispuestos a alejarnos determinará lo que Dios traerá a nuestras vidas. Hebreos 11:27 dice: "Por fe, Moisés se fue de la tierra de Egipto, sin miedo al enojo del rey; y se mantuvo firme en su propósito, como si viera al Dios invisible". El miedo nos impide un compromiso con Dios. Moisés nos enseña que sufrir oprobio por Cristo es mayor riqueza que los tesoros de Egipto. iremos a Dios y caminaremos con Él cuando identifiquemos Su verdadero valor para nuestras vidas.

Lección de Moisés sobre el compromiso:
3. Siete cosas importantes:

Hay siete cosas importantes a tener para un caminar duradera con Dios:
  1. El rechazo a poner en peligro lo que estás destinado a ser,
  2. La capacidad de elegir lo que es correcto entre las alternativas que da la vida,
  3. La capacidad para estimar lo que es valioso (Valoramos aquello que es valioso para Dios),
  4. La voluntad de abandonar las comodidades temporales,
  5. El poder para soportar la dificultad,
  6. La capacidad de permanecer comprometido con la causa de Cristo y,
  7. La capacidad de salir adelante.
Lección de Juan el Bautista: Cuando caminamos con Dios establecemos de una vez por todas, no se trata de nosotros. Todo es acerca de Jesucristo. No estamos aquí para competir con Cristo. En Juan 3:30, Juan el Bautista revela la actitud de alguien que camina con Dios en su relación con Jesús. "Él debe tener cada vez más importancia, y yo tenerla menos..." Los que caminan con Dios viven con las prioridades correctas. Ellos saben que lo más importante en la vida es Jesucristo.

Camina en la luz de la Escritura:
 
¡Descarga nuestra App, GRATIS!
 
     
 
¡Se parte!
Se Parte de