¡Llegar al siguiente nivel es posible para todos los que creen! Nuestras oportunidades son ilimitadas cuando el Señor es nuestro guía en todo tiempo y en toda circunstancia.
 
El Señor quiere asociarse con nosotros. Nuestra prioridad para alcanzar el siguiente nivel debe estar clara y firmemente plantada en nosotros. Nunca debemos tener temor en hacerle al Señor una pregunta o pedir Su guía. Después de todo, Él es principal planificador del siguiente nivel para todos nosotros .
 
Vamos a consagrarnos y dedicar esta semana para pasar al siguiente nivel. No permitas que nadie ni nada destruya tu enfoque de obtener la sabiduría necesaria para lograr tus sueños más audaces . 
 
Tu amigo,
 
Randy  Morrison 
www.randymorrison.org 
1. Fuerza, pureza y la claridad
 
No podemos pasar al siguiente nivel si nuestro punto de vista se ha quedado atascado en la oscuridad de los problemas del pasado y los desafíos presentes días, o lejos de ellas. El siguiente nivel comienza con nuestra relación con el Señor. Cuando nuestra fe y confianza en el Señor es inquebrantable nuestro enfoque y acción para lograr lo imposible serán parte natural de nuestro pensamiento. Nuestra travesía rumbo al siguiente nivel será tranquila y centrada cuando nuestros objetivos reflejen la fortaleza, la pureza y la claridad del Señor. 

 

Recuerda: No podemos lograr una experiencia de nivel superior sin metas establecidas en mente. No podemos buscar la vida en el siguiente nivel sin metas audaces.

Lee, reflexiona y toma acción de acuerdo a: 
2 Reyes 2:9-12
2. La luz que guía

Podemos tener una visión o sueño, pero si la oscuridad la eclipsa, nuestra capacidad de ver la realidad posible de alcanzar, será bloqueada. Sin fe, nuestra visión y nuestra vista se distraerán y serán quebradas por fuerzas externas. Cuando somos capaces de crear una imagen mental y una conexión con el futuro, la luz brillará en el siguiente nivel de oportunidad para nosotros. Es nuestra responsabilidad el dar el primer paso en nuestro camino hacia el siguiente nivel en la vida. Cuando esto sucede, el Señor va a unirse a nosotros como nuestra guía constante para alcanzar nuestros sueños y metas, que Él ya puso en nuestro interior.

Recuerda: Tenemos que vernos a nosotros mismos haciendo y siendo antes de que podamos traer la realidad de un nivel superior a la existencia en nuestras vidas
 
Lee, reflexiona y toma acción de acuerdo a:
2 Reyes 2: 9-12
 3. Alta prioridad

Hacemos de algo una prioridad cuando toma una mayor preferencia sobre todo lo demás que estamos haciendo. El lograr nuestro propósito en la vida, naturalmente, sube a la cima de nuestra lista de prioridades. Una vez que hemos establecido nuestro propósito como una prioridad, no podemos permitir que nada nos separe de nuestro objetivo. Esto requiere el uso de discernimiento en las relaciones que permitimos entrar en nuestras vidas. Tenemos que asegurarnos de que los que nos rodean son partidarios de nuestra prioridad en la vida y no detractores de nuestra prioridad.
 
Recuerda: Las prioridades deben ser establecidas cuando hay un propósito. Aquellos más cercanos a nosotros determinan si las medidas que tomamos nos mueven hacia  nuestras prioridades en la vida, o lejos de ellas.
 
Lee, reflexiona y actúa de acuerdo a:  

2 Reyes 2:12-16


Descarga nuestra App ¡Gratis!  
                
 

¡Ya disponible!

¡Se parte de nosotros!