¡Saludos! 

Nuestra prescripción para alcanzar la plenitud está en la Palabra de Dios. Mantén la Palabra cerca de ti en todo momento. Mientras más conocemos de la verdad que se encuentra en la Palabra, experimentaremos mayor libertad.

Cuando honramos a Dios,  fortalecemos nuestra conexión con Él. Mientras más fuerte sea esa conexión, comprenderemos mejor la vida desde la perspectiva espiritual. Esta perspectiva nos provee de la sabiduría y el discernimiento que necesitamos cada día en nuestas acciones y actitudes.

Abramos los ojos de nuestro entendimiento al pasar tiempo con Dios. Al hacer esto, seremos capaces de resolver cualquier problema que se nos presente en nuestro diario vivir. Una vez que comprendamos lo que se necesita para vivir plenamente, nuestras posibilidades de resolver problemas serán interminables.

Recuerda, la solución para todo problema está en la Palabra de Dios.

Tu amigo,
 
Randy Morrison 
www.randymorrison.org
1. Vale la pena la espera
 
El vivir plenos y completos no sucede de la noche a la mañana sin esfuerzo alguno. La plenitud no se trata simplemente de lo que vemos con nuestros ojos naturales, sino que tiene que ver con la interacción y conexión entre lo espiritual, emocional y físico. Es muy importante que entendamos esto, pues aún en medio de las circunstancias más difíciles, existe en nuestro interior un proceso de resolver problemas. Dios nos ha dado su receta para resolver problemas, es:  Tener una dosis eterna de renovación para que nuestro hombre interior sea constantemente renovado. Si queremos resolver nuestras dificultades, debemos seguir esta prescripción.

Recuerda: Todo lo externo está sujeto a cambios. La solución de todo problema en la vida es: Si podemos ver lo invisible, podemos hacer lo imposible.

Lee, reflexiona y actúa de acuerdo a:
2. Derecho de paso

El derecho de paso es un derecho legal o común que permite que se pueda cruzar y/o usar la propiedad que le pertenece a alguién más. Cuando nuestro nuevo espíritu (que está conectado a Dios) recibe el derecho de paso,   de nuestra alma y cuerpo,  empezamos a ser transformados hasta llegar a la Plenitud. Esto no significa que en nuestra vida no seremos atacados; pero, a pesar de ello, tenemos las herramientas necesarias para reaccionar de manera efectiva. Estaremos armados con soluciones para vivir plenamente.

Recuerda: Debemos vivir la vida desde una perspectiva espiritual. Aquí es donde tenemos discernimiento y luz acerca de las cosas que confunden a la gente.


Lee, reflexiona y actúa de acuerdo a:
Marcos 9:23  Job 32:8
3. El centro 
 
Las tres dimensiones de nuestro ser, nuestro espíritu, alma y cuerpo, deben trabajar conjuntamente y de manera simultánea para que podamos conducirnos correctamente en esta tierra. En el centro de todo esto, se encuentra nuestro espíritu. Este espíritu es el vínculo que nos conecta y nos brinda la oportunidad de vivir de manera plena y productiva. Dios tiene todas las respuestas y soluciones que necesitamos. Sin embargo, estas tienen que fluir a través de nuestro espíritu. Si nuestro espíritu se desconecta, o se queda sin suministro de energía, nos convertimos vulnerables a las fuerzas negativas de la vida,  y esto nos puede guiar a un comportamiento destructivo o al fracaso.

Recuerda: Lo que Dios infunde en nosotros es sobrenatural. Esto viene con todos Sus atributos y nos brinda discernimiento espiritual. Nuestro espíritu es nuestro centro que recibe toda la influencia divina, la cuál nos mueve y nos proporciona la energía que preserva la vida y nos ayuda a llevar fruto.

Lee, reflexiona y actúa de acuerdo a: Proverbios 20:27  2 Reyes 6:14-17

¡Ya disponible!
 

¡Se parte de nosotros!